lunedì 19 marzo 2012

¿Existe “el cerebro gay”? (I)


Voy a empezar, con esta publicación, una serie de artículos (cada lunes hasta terminar) relacionado a los estudios genéticos y neurocientíficos que tratan de la orientación de la sexualidad humana, en lo particular, de la homosexualidad.


 

¿Existe “el cerebro gay”?

- factores biológicos y cerebrales en la homosexualidad –


Alberto Carrara

La columnista Ann Landers lo aseguró años atrás, y millones de personas lo han creído y sigue con esta certeza: “se nace gay” [1]. ¿Hay datos empíricos que la ciencia nos puede proporcionar para apoyar esta afirmación? ¿Homosexual se nace u homosexual se hace?

El presente estudio de análisis se enfoca en la primera parte de esta pregunta.

Antes de enfrentar la cuestión si la homosexualidad sea una condición determinada por factores biológicos, es decir, una situación compatible con lo que se considera “normal” dentro de la naturaleza humana, hay que matizar algunas distinciones.

Cabe precisar que una cosa es “sentir” una tendencia, la otra “consentir” y secundar esta tendencia con actos humanos deliberados. En efecto, todos los estudios científicos realizados para probar que la gaycidad está determinada por factores biológicos y neurológicos, involucran gays, es decir, personas humanas que además de percibir una tendencia sexual hacia personas del mismo sexo, también ponen en práctica actos homosexuales.

Por lo tanto, en este estudio se tomará en cuenta la tesis según la cual la homosexualidad practicada resulta algo normal y natural, puesto que corresponde a factores genéticos y a la disposición y estructura del sistema nervioso, en particular, del cerebro. Los datos empíricos presentados servirán para averiguar la verdad de este nuevo ámbito del determinismo neurocientífico que comprende la esfera de la orientación sexual humana.




[1] Cf. J. Reisman, Kinsey and the homosexual revolution, «Journal of Human Sexuality» 21, 1996, pp. 24-31.

 

Nessun commento:

Posta un commento