mercoledì 9 luglio 2014

Antropología y Neurobioética – 2


La persona humana frente al desarrollo de las neurociencias
Prof. P. Alberto Carrara, L.C.
Profesor de Antropología filosófica y Neuroética – Coordinador del Grupo de Investigación en Neurobioética (GdN) – Universidad Regina Apostolorum  (Roma)

Fellow de la Catedra UNESCO en Bioética y Derechos Humanos de Roma

(Primera parte AQUI). Dos son las premisas para entender en profundidad la Neuroética: el “Neuro-centrismo” contemporáneo y la así llamada “Nauro-manía”. Son éstas “dos banderas” que enmarcan el contexto socio-cultural y científico en el cual la Neuroética ha nacido y se desarrolló.

Estamos viviendo en un contexto contemporáneo neuro-céntrico que es la concreción de un largo proceso histórico de desarrollo de la praxis médica desde la antigüedad: desde los antiguos Egipcios, hasta la neuro-nanotecnología hodierna.

Para darnos cuenta de eso podemos recordar algunos grandes pilares históricos más recientes: el Presidente de Estados Unidos George Bush decretó, para los años 1990-2000, la famosa “década del cerebro”, seguida por la “década de la mente” (2001-2011). El gobierno español proclamó el 2012 el año de la neurociencia.

El 2013 vio el nacimiento de dos proyectos colosales, en orden cronológico, Henry Markram y poderosos entes científicos y tecnológicos europeos lanzaron el The Human Brain Project, mientras el 2 de abril del mismo año, en una conferencia estampa en la Casa Blanca, el Presidente Barak Obama, junto con Francis Collins, anuncian el The Brain Initiative. Se confirma así cuanto el neurobiólogo anglosajón Steven Rose había afirmado refiriéndose al siglo XXI: “este siglo será el nuevo siglo del cerebro”.

El proyecto europeo que contará con un billón de euros de financiación en 10 años, muy probablemente es el plan más ambicioso por apuntar a reproducir en suportes electrónicos todas las funciones que realiza un cerebro humano modelo. El proyecto estadounidense quiere desarrollar nuevas tecnologías con el fin de comprender en los más pequeños detalles, el funcionamiento de nuestro “órgano príncipe” [1].

El “problema antropológico” está llamado en causa al afirmar que “estos proyectos ambiciosos e importantes nos ayudarán a la comprensión de cómo la maquina más compleja del mundo pueda generar pensamientos y emociones”.

A raíz de todo esto, el 2014 fue proclamado el “Año Europeo del Cerebro”.

En este panorama, puede ser útil la analogía con el así llamado Proyecto Genoma Humano. Como los grandes esfuerzos públicos y privados nos acercaron más al gran misterio de la vida y lo que antes podía ser considerado un enigma, ya ahora se ha convertido de algún modo en un lenguaje accesible [2], así los avances tecnológicos en el ámbito de las imágenes de resonancias magnéticas, por ejemplo, nos están acercando más y más al gran enigma de la mente humana. La analogía hoy en dia se hace más estrecha: el último número de la revista Nature Neuroscience lo dedicaron a la temática emergente de la “neurogenómica” (Neurogenomics[3].  


[1] Cf. M. Cattaneo, «Il secolo del cervello», LeScienze 549 (maggio 2014), p. 7; R. Yuste – G. M. Church, «Il nuovo secolo del cervello. Progetti di ricerca ambiziosi e importanti ci aiuteranno a capire come la macchina più complessa al mondo genera pensieri ed emozioni», LeScienze 549 (maggio 2014), p. 30-39.
[2] Cf. F. S. Collins, ¿Cómo habla Dios?: la evidencia científica de la fe, Temas de Hoy, Madrid, 2007.
[3] Editorial, «Focus on neurogenomics», Nature Neurosci 17 (6), 2014, p. 745, Published online 27 May 2014, doi:10.1038/nn.3735. 

Nessun commento:

Posta un commento