venerdì 4 settembre 2015

Post-humano, conclusión

por Alberto Carrara, L.C.

Santiago de Chile, Universidad Finis Terrae. Al concluir esta cuarta y última de mis semanas académicas en Santiago de Chile, les presento aquí la síntesis de la conclusión a los cursos intensivos para estudiantes y docentes acerca del trans y post-humanismo. La presentación en Prezi se puede ver AQUÍ.

En los cursos La persona en la era del post-humano. Tecnología y neurociencias al servicio del sueño de la inmortalidad: reflexión interdisciplinar en el marco de la neurobioética contemporánea, y La persona humana entre ciborg y virtualidad: corporeidad y conciencia a la luz de una reflexión antropológica interdisciplinar, he podido resumir, bajo un mismo marco conceptual, el del post-humanismo, distintas investigaciones relativas a la robótica y a las neurociencias.

Después de una reflexión acerca de la ética de los medios, de los fines y la distinción entre “terapia” y “perfeccionamiento”, he considerado algunas de las principales refutaciones a los argumentos de los bioéticos contemporáneos Peter Singer y Hugo T. Engelhardt.

Sucesivamente, he presentado la propuesta de una antropología que de los hallazgos neuro-científicos y neuro-tecnológicos, logre integrar dentro de un marco realista e integral, las múltiples dimensiones constitutivas del ser humano (una neuro-antropología realista). Gracias a las reflexiones del filósofo y neurobioético canadiense Walter Glannon, al concluir estos cursos he vuelto al cerebro y a la corporeidad-integral del ser humano que es la persona humana

El movimiento conceptual se concretiza en una verdadera huida de la descomposición sustancial-ontológica de René Descartes (¡Huir de Descartes!) que logre recomponer y reunificar los dos mundos cartesianos, mente y cuerpo, en una visión integral de la persona humana que no se reduce simplemente a sus accidentes en acto, como puede ser la autoconciencia subjetiva (al estilo del reduccionismo de John Locke), y que, al mismo tiempo, logre dignificar nuestra corporeidad en todos sus aspectos. Nuestro cuerpo no es un objeto lleno de limitaciones (fragilidad, viejez, enfermedad, muerte) de las cuales huir de manera obsesiva, sino el espacio hermoso de posibilidad de nuestro desarrollo integral como personas. No tengo un cuerpo, sino que soy mí mismo cuerpo.


A seguir el esquema de la conclusión de estos módulos acerca del post-humanismo:

Conclusiones

1)    Ética de los medios, ética de los fines y distinción entre terapia y perfeccionamiento

2)    Refutación de los argumentos de Peter Singer

3)    Refutación de los argumentos de H. T. Engelhardt

4)    Para una antropología [neuro]bioética: una reflexión neurobioética realista para volver al cerebro y a la corporeidad-integral del ser humano que es la persona humana
                                                             i.      Un largo camino de “naturalización” del espíritu y la gran olvidada: la “naturaleza humana”
                                                           ii.      ¡Huir de Descartes!: recomponer y reunificar los dos mundos cartesianos
                                                        iii.      El “monismo” realista: la uni-dualidad antropológica

Nessun commento:

Posta un commento