lunedì 18 luglio 2016

El hombre entre ciborg y virtualidad

por Alberto Carrara, L.C.

Ayer por la tarde, he impartido unas dos horas de charlas acerca del trans y post-humanismo a unos 40 muchachos colaboradores del Regnum Christi en Roma. Tecnología y neurociencias al servicio del sueño de la inmortalidad: reflexión interdisciplinar en el marco de la neurobioética contemporánea. Les he presentado el panorama neurocientífico, tecnológico, filosófico, y la relativa reflexión neurobioética y antropológica a la cuestión del trans y post-humanismo. A continuación la sinopsis o síntesis de los argumentos y la presentación PREZI

«El mundo contemporáneo se caracteriza por tener un magnífico conjunto de conocimientos científicos, responsables por el desarrollo de la tecnología médica que diseminan por todas las latitudes del planeta y se incorporan, de modo prácticamente insustituible, a la cotidianidad del ser humano. En ninguna otra época de la historia el hombre fue capaz de acumular tanto conocimiento, lo que ha causado el surgimiento de nuevas disciplinas y ciencias, entre las que destacan la robótica y las neurociencias, capaces de posponer y redefinir el instante de la muerte gracias al control técnico del “evento” y de intervenir en la constitución física del cuerpo humano. Desde este punto de vista, el en­cuentro entre el respirador artificial y el cuerpo, en un escenario médico, es lo que Donna Haraway ha designado de manera sucinta como cyborg, una entidad parcialmente organismo, parcialmente máquina, cuya ambigüedad en tanto tal refleja las contradicciones y transgresiones de la actual tecnología bio-médica.

En la introducción, se presenta el contexto científico y cultural contemporáneo: aclarando el término “cibercultura”, el docente presentará el desarrollo de las neurociencias enfocando el discurso en presentar los grandes ámbitos de la “mejora del cerebro humano”. Seguirán otras aclaraciones terminológicas antes de presentar un ejemplo emblemático de “humanismo post-humanístico”, es decir, el proyecto 2045.

En el primer capítulo se presentan los hallazgos tecnológicos y neurocientíficos que pueden generar visiones futurísticas trans y post-humanísticas: del primer trasplante de cabeza humano planeado por el 2017, pasando por la evolución de la robótica, su “humanización”, se llegará a la misma “robotización” de lo humano hasta explicar las distintas tecnologías de interfaz cerebro-máquina, cerebro-cerebro, y lo que se entiende con “telepatía” en el contexto de las modernas comunicaciones.

El segundo capítulo desarrolla las reflexiones filosóficas a la base de estas aplicaciones tecnológicas y neurocientíficas a la vida del ser humano. A una presentación de la filosofía de la tecnología, sigue un análisis crítico del pensamiento posthumanista del autor Nick Bostrom, llegando a aquellas paradojas de las posibles soluciones al “problema” de la relación alma-cuerpo/mente-cuerpo/mente-cerebro que dan pie para que la cibertecnología alimente el mito de la inmortalidad. A lo largo de la modernidad se llevan a cabo tres grandes “operaciones” que hoy en día se encuentran a la base de las visiones posthumanísticas: la escisión cartesiana de las dos realidades que componen el ser humano, es decir, de la componente material y de la espiritual, de manera que ellas se consideren radicalmente heterogéneas e infranqueables; la identificación lockeana de la actividad de la conciencia con la persona humana; y la reducción de la corporeidad humana a mero mecanismo. Este capítulo concluye con una reflexión acerca de tres paradojas del posthumanismo fundado en una realidad virtual.


El tercer capítulo se centra, en la primera parte, en las cuestiones neurobioéticas relacionadas con las “mejoras cognitivas”. Se presentan tres problemáticas: el problema de la seguridad; el de la equidad; y el de la identidad personal. Siguen algunas consecuencias en ámbito bioético de los principios filosóficos a la base del post-humanismo: se presenta la visión de “persona” humana en Peter Singer y en H. T. Engelhardt. El capítulo concluye con una antropología [neuro]bioética: una reflexión neurobioética realista para volver al cerebro y a la corporeidad-integral del ser humano que es la persona humana.


La conclusión del curso ofrece unas valoraciones de todo lo visto anteriormente a la luz de una antropología uni-dual del ser humano»

Nessun commento:

Posta un commento